Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Tratamientos

type your text for third image here

Tratamientos

 LA FASCIA

¿Qué es la fascia? Es una red ininterrumpida de tejido conectivo que envuelve todas las estructuras del cuerpo, las controla y las pone en contacto entre sí garantizando una interacción entre las mismas, así como la integridad del cuerpo y que todas y cada una de las partes del cuerpo estén conectadas con el resto. Esta envoltura y esta interconexión se realiza ya desde el nivel celular, es decir: cada célula lleva su envoltura fascial y cada grupo de células también, haciendo semejanza a los gajos de una naranja, en la que cada uno está envuelto en su fascia propia y en una envoltura común, formando parte de un todo.

Está presente en TODO el organismo, especializándose dependiendo del tejido. Así podemos encontrar :

  • Miofascia: la fascia que envuelve al músculo o grupos musculares.
  • Peritoneo: la fascia que envuelve a las vísceras abdominales.
  • Pleuras: la fascia que envuelve a los pulmones.
  • Pericardio: la fascia que envuelve al corazón.
  • Meninges: la fascia que envuelve al sistema nervioso central. 

Las funciones de la fascia son, entre otras:

  • Dar soporte al organismo ( ej: fascia plantar).
  • Permitir que el movimiento se produzca de manera coordinada y libre.
  • Dar soporte y paso a los vasos y nervios.
  • Producir la cicatrización de las heridas.
  • Es el laboratorio químico del cuerpo en muchos casos.
  • Solidariza estructuras y da continuidad.
  • Papel importante en la propiocepción( por sus receptores nerviosos), así como en la génesis del dolor.

La presencia de restricciones en el sistema fascial puede dar lugar a incomodidades que interferirán en la correcta función de cada una de las distintas estructuras. ( imaginad ir caminando todo el día con unos panty torcidos, o llevar un gorro de natación todo el día, o tener un cinturón muy apretado las 24 h  del día…) La función alterada puede ser local o a distancia, p.ej.: si yo me meto mucho la camisa por dentro del pantalón quien lo sufre es mi hombro, que no puede moverse correctamente. La pérdida de eficacia en el movimiento puede llevar, por ejemplo, a estar muy cansado a pesar de no haber hecho nada excepcional, debido a esa ineficacia en la función, o a tener problemas digestivos, o problemas de sueño…

La inducción miofascial consigue, mediante suaves pero potentes técnicas, la desaparición total o parcial de dichas restricciones en la fascia, devolviendo la libertad de movimiento a las estructuras involucradas, y por ende, obteniendo de nuevo una correcta función.