Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Nuestra clínica

Tratamientos

type your text for third image here

Tratamientos

OSTEOPATÍA Y EMBARAZO

El embarazo es el período de la vida de una mujer donde más cambios físicos y fisiológicos se producen.

Hay cambios desde la posición del corazón, volumen sanguíneo, presencia de determinadas hormonas en sangre, etc. Por supuesto también se producen cambios en la posición de la futura madre, incluyendo modificaciones en las curvas fisiológicas del raquis.

Todos estos cambios tienen un único fin: adaptar el cuerpo de la embarazada para alojar correctamente al bebé y que tanto el embarazo como el parto sean correctos.

El embarazo, en condiciones normales y sin existencia de patología de base previa, es un proceso FISIOLÓGICO, no patológico. Una embarazada necesita a una matrona, no a un médico.

La tarea del Osteópata en este campo será la de facilitar que se produzcan esos cambios en la mujer gestante para que el proceso sea total y verdaderamente natural.

El trabajo Osteopático se convierte así en una tarea muy importante, puesto que en esta fase la mujer no puede tomar medicamentos para tratar las molestias derivadas de dicho proceso, y es casi la única alternativa de tratamiento.

 

¿CÓMO PUEDE AYUDAR LA OSTEOPATÍA EN EL EMBARAZO?

La Osteopatía puede ayudar a que se produzcan esos cambios de manera libre y natural.

Todas las embarazadas pueden recibir tratamiento osteopático de manera preventivo (recomendado por el Dr. Stephen Sandler D. O., prestigioso Osteópata de Londres). Las patologías más comunes de tratamiento son:

  • Ciáticas.
  • Cualquier dolor de columna.
  • Molestias e hinchazón en los miembros.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Acidez de estómago.
  • Estreñimiento.
  • Molestias respiratorias.
  • Para acelerar el período del expulsivo.
  • Puede prevenir la aparición de la depresión post-parto.
  • Ayuda a que el post-parto sea más placentero para la madre.
  • Etc…

Además está comprobado que el tratamiento osteopático reduce el período de dilatación y posterior parto hasta la mitad( de la media de 16 horas en una primípara hasta 8 horas. Interesante, ¿verdad?), así como disminuir el posible sufrimiento del bebé.

El tratamiento es totalmente seguro. No hay recogido en la literatura científica ningún caso de pérdida por tratamiento osteopático. El único cuidado que debe tener el Osteópata será el de realizar al principio un correcto diagnóstico para excluir del tratamiento a las pacientes en cuyo caso este contraindicado el mismo (ej.: preclampsia), y evitar en el primer trimestre de gestación aquellas semanas en las que es conocido un mayor porcentaje de pérdidas espontáneas.

Por lo demás será un tratamiento totalmente seguro, placentero y hará que el embarazo y el parto se conviertan en una experiencia única.